12 d’abril de 2018

Entrevista a Mujer Cíclica

Em fa mooooooolta il·lusió compartir aquesta entrevista que m'han fet a Mujer Cíclica després d'haver cursat diferents formacions amb elles. Em sento immensament agraïda i connectada a la vida . Mil gràcies Sophia Style per compartir la teva saviesa i pel projecte de vida tan bonic que comparteixes   



Entrevista a Roser Farràs Prat, facilitadora: 

“La experiencia constante de facilitar nutre mi alma y da sentido a mi existencia”

 
Roser Farràs Prat acompaña y facilita espacios de interioridad a nivel personal y grupal. En su proyecto “Dins Teu” (Dentro de ti) ofrece  formaciones holísticas, grupos de crecimiento personal, terapia holística, Reiki y círculos de mujeres. Ha sido alumna de la formación online “El Camino de la Facilitadora”.
Con ella inauguramos una serie de entrevistas a mujeres emprendedoras y facilitadoras que han sido alumnas de las formaciones online de Mujer Cíclica, que nos han emocionado  y con las que hemos crecido gracias a sus aportaciones en los espacios de participación.  Mujeres que buscan, que crecen, que comparten, que transforman, que creen en sus proyectos, que acompañan.
Es un privilegio para nosotras haberlas conocido, tejer redes juntas y poder ofrecer sus inspiradores testimonios.

Roser, ¿qué te llevó a la decisión de facilitar grupos y círculos de mujeres?
La verdad es que no fue una decisión consciente, algo nació dentro de mí y el universo hizo el resto. Apareció la página de Mujer Cíclica sin buscarla y empecé con el curso de “Las Cuatro lunas en mí”. No sabía dónde me llevaría, pero sentía que estaba donde quería estar.
Yo ya era facilitadora de grupos de crecimiento personal, pero sentí la necesidad de acompañar desde otro lugar.  Y “El camino de la Facilitadora” me ofrecía justamente el camino que quería recorrer.
¿Qué es para ti “facilitar”?
Facilitar para mí es acompañar sin juicios, crear espacios donde puedan suceder cosas y después dejar ir todo para que sólo quede la presencia. Siento que es esencial recorrer mi propio camino, compartirme desde él, con humildad y compromiso.
La experiencia constante de facilitar nutre mi alma y da sentido a mi existencia.
Si tuvieses que destacar uno de los dones o habilidades que te parecen esenciales para poder facilitar grupos, ¿cuál elegirías y por qué?
El don o habilidad qué destacaría es la capacidad de amar y conectar desde el corazón.
¿Qué sientes que es importante para crear un clima de confianza, apertura y autenticidad en un grupo?
Que se sientan cómo en casa, el buen humor, la amabilidad, el relativizar, el acoger, el cuidar…
En mi caso cuido mucho que se hable en primera persona. Siempre reconduzco, con amor y ternura, consejos y juicios, pues la experiencia me ha enseñado que rompen rápido los espacios protegidos.
¿Qué tipos de cambios o transformaciones observas en las personas que participan en tus propuestas?
Empoderamiento personal, un cambio de mirada ante la vida, disminución de “victimitis”, más consciencia, aceptación de las experiencias vitales, una nueva manera de relacionarse…
¿Cómo son los espacios que facilitas?
Aunque hago círculos, talleres y formaciones puntuales, me gusta facilitar espacios sostenidos en el tiempo, en los que pido explícitamente el compromiso de los participantes para poder experimentarlos y vivirlos juntos. Normalmente propongo encuentros quincenales o mensuales durante seis, nueve u once meses. Suele haber entre seis y quince participantes. Algunas veces hemos llegado a 20, aunque para mí es el tope máximo.
¿Cuáles dirías que son los principales retos para ti como facilitadora?
Siempre creo que facilito en aquello que más falta le hace a mí interior. Cada facilitación es una oportunidad para reconectarme, reconocerme, amarme…
Siento que es importante que la facilitación me expanda a mí y al círculo, que no se convierta en una obligación.
¿De qué maneras sientes que te ha ayudado la formación “El Camino de la Facilitadora”?
En muchos aspectos, pero sobretodo me ha permitido integrar que facilitar no es sinónimo de saber, y esto me ha aportado fluidez, tranquilidad, un estado de presencia distinto. Los círculos de mujeres están llenos de mujeres sabias y bellas. Yo no “tengo que saber más que…”, sólo tengo que facilitar y éste es un don que está en mi interior.
Si lo hiciera desde dónde me encontraba hace unos años sufriría un montón!!! Ja ja ja!!!
¿Qué tres cosas dirías a una mujer que se esté planteando acompañar a grupos y formarse cómo facilitadora? ¿Qué tres cosas son imprescindibles para ti en este camino?
  • Que confíe en ella y su intuición. Que siempre estamos muy bien acompañadas y guiadas… Que en el círculo siempre estaremos las que tengamos que estar… Que pase lo que pase, será lo que tenga que pasar… CONFIANZA, CONFIANZA, CONFIANZA.
  • Que se arriesgue a compartirse, que en el círculo todas somos y estamos por igual, aunque una sea la facilitadora… AMAR LA VULNERABILIDAD, AMAR LA VULNERABILIDAD, AMAR LA VULNERABILIDAD.
  • Que no deje de caminar su propio sendero. Que cada círculo es un regalo para cada mujer, sus ancestros y toda la humanidad. GRATITUD, GRATITUD, GRATITUD.

Contacto:
Roser Farràs Prat –  654472033 – dinsteu@roserfarras.com

Roser Farràs Prat fue alumna de “El Camino de la Facilitadora”, una propuesta formativa online que permite explorar a fondo y reforzar tus dones y papel como facilitadora de grupos  y círculos en un viaje en espiral de 22 semanas, organizado en tres etapasMás información.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada